SOBRE LA PIEL

Cómo cuidar de la piel con picores: causas, tratamiento y prevención

Si te pica la piel, ya sabes las molestias y la irritación que puede provocar, por no mencionar lo mucho que afecta al estado de ánimo. ¿Pero qué es lo que provoca que la piel se seque y pique, y cómo aliviar los síntomas sin caer en un nocivo círculo vicioso?

Síntomas de la piel con picores

Los picores en la piel (prurito) son una afección que tiene lugar en zonas localizadas y generalizadas del cuerpo. La piel puede presentar rojeces, asperezas o hinchazón, o también puede tener un aspecto normal pero provocar molestias. Cuando existen enfermedades crónicas que provocan un rascado constante, algunas zonas de la piel pueden acabar levantándose, empezar a sangrar e infectarse.

¿Qué es lo que provoca los picores en la piel?

Hay muchos motivos por los que la piel puede picar, por lo que es importante tratar de identificar la causa para aliviar los síntomas a largo plazo. El prurito puede ser muy debilitador y, en algunos casos crónicos, está causado por trastornos de órganos internos, trastornos nerviosos o reacciones a la medicación, a materiales o a plantas como el látex o la hiedra venenosa. Si tu piel presenta picores constantes, consulta a un médico lo antes posible.

El motivo más común de los picores, no obstante, es la sequedad: una afección que suele producirse de forma natural con la edad, cuando proteínas como el colágeno (responsable de aportar a la piel su elasticidad y firmeza) empiezan a deteriorarse y la epidermis pierde hidratación con mayor rapidez. Lavarse con demasiada frecuencia con agua caliente, productos agresivos y jabones con un pH alto también puede hacer que la piel se reseque y pique.

«Existen muchas causas que provocan picores (prurito), derivados de la estimulación de los nervios sensoriales», explica el Dr. Zac Handler, dermatólogo asesor. «Una de estas causas es el deterioro de la función de barrera de la piel y la inflamación, como sucede con la piel seca. Estos nervios, denominados fibras nerviosas, reaccionan a los cambios en el pH y al descenso de la humedad o la temperatura, y se benefician de la disminución de las pérdidas de agua transepidérmica, lo cual devuelve el pH de la piel a un estado más ácido y repara la barrera protectora».

Existen muchas causas que provocan picores (prurito), derivados de la estimulación de los nervios sensoriales

Dr Zac Handler

Cómo cuidar de la piel con picores: causas, tratamiento y prevención

Consejos de tratamiento

Todas las pieles secas y con picores piden hidratación a gritos, por lo que hidratarlas con una crema es la mejor forma de evitar caer en un círculo vicioso: rascamos la piel para combatir el picor y, de esta forma, provocamos que la barrera protectora se dañe aún más y hacemos que los síntomas empeoren. En lugar de rascar, los dermatólogos recomiendan aplicar, directamente sobre la zona irritada, un emoliente calmante como la Loción corporal Sanex Zero% para pieles sensibles.

Consejo Sanex: Mete un poco de tu crema favorita en un envase de viaje y llévala siempre encima: los picores no volverán a pillarte por sorpresa.

También debes usar productos en el baño o la ducha que hidraten la piel en lugar de secarla. Evita los productos demasiado perfumados o que resequen, como el jabón, y sustitúyelos por geles y cremas emolientes como los de la gama de Sanex para pieles sensibles. Su fórmula está especialmente desarrollada con hidratantes especiales que respetan la piel y le devuelven su pH natural. No lo olvides: trata de ducharte o bañarte una sola vez al día para no despojar a la piel de aceites y lípidos importantes.

 

COMPARTIR

Especialista dermatológo

Asesoramiento Especializado

Dr Zac Handler

Lavarse con demasiada frecuencia con productos y jabones agresivos puede despojar a la piel de sus aceites y lípidos esenciales