SOBRE LA PIEL

Consejos para el cuidado de la piel: ¿En qué se diferencian la piel seca y la piel deshidratada?

Las necesidades de nuestra piel cambian constantemente y cualquier cosa, desde el tiempo que hace hasta nuestro sistema inmunitario, puede influir en su salud. Un problema común que afecta a todo tipo de pieles, no obstante, es la deshidratación, que suele confundirse con la sequedad. ¿Pero en qué se diferencian? ¿Cómo asegurarte de atender correctamente las necesidades de tu piel?

¿Qué provoca la sequedad de la piel?

La sequedad es un problema provocado por factores ambientales como el sol, la contaminación y la humedad, y en algunos casos, la genética. Los tipos de piel más secos suelen tener una barrera protectora debilitada a la que le cuesta retener el agua y los lípidos, que la ayudan a hidratarse. Es posible que observes que a menudo la piel seca no absorbe productos, como los hidratantes, demasiado bien (por lo que necesita fórmulas más densas) y que suele presentar descamación, tirantez y un aspecto apagado.

Consejos para el cuidado de la piel: ¿En qué se diferencian la piel seca y la piel deshidratada?

¿En qué se diferencian la piel seca y la piel deshidratada?

La deshidratación no es un tipo de piel, sino un efecto secundario que se produce cuando el cuerpo no dispone de agua suficiente. Normalmente, se ve si la piel está deshidratada por la forma en la que absorbe los productos; la piel deshidratada suele absorberlos fácilmente y dar sensación de necesitar más. También puedes notar que sale muy tirante de la ducha y que presenta un aspecto apagado.

El cuidado de la piel deshidratada

Es importante aportar a la piel deshidratada la hidratación adecuada para protegerla de daños. Si observas que tu piel está deshidratada, puedes usar las lociones corporales e hidratantes adecuadas para rehidratarla. También es conveniente beber entre seis y ocho vasos de agua al día para hidratar la piel desde dentro.

Mejores productos hidratantes y para el cuidado de la piel

Cuidado de la piel seca:

El gel de ducha Sanex Zero% para pieles secas puede ayudarte a mantener tu piel sana e hidratada con hidratantes naturales y menos productos químicos. Puedes combinarlo con un producto hidratante como la loción corporal Sanex Zero% para pieles sensibles para sellar la hidratación y mantener la piel suave y agradable.

Cuidado de la piel deshidratada

La mejor forma de cubrir las necesidades de una piel sedienta y deshidratada es con un gel hidratante como el gel de ducha Sanex Dermo. Es ideal para tipos de piel de normal a seca y ayuda a recuperar la barrera protectora de la piel y mantener el equilibrio natural de su pH, factores que pueden verse comprometidos cuando la piel se deshidrata. Completa tu rutina con la loción corporal Sanex Zero% para pieles sensibles

COMPARTIR

Especialista dermatológo

Asesoramiento Especializado

Dr Zac Handler

Calma la sed de la piel poco hidratada con un jabón líquido hidratante